Marco Legal en Colombia

El 31 de Julio de 2018 el Ministerio de Hacienda y Crédito Público de Colombia expidió el Decreto 1357, “por medio del cual se regula la actividad de financiación colaborativa conocida comúnmente con el nombre de crowfunding”. Gracias a éste, los emprendedores con un proyecto productivo formal podrán recaudar fondos en las plataformas de crowdfunding a través de la canalización de préstamos o negociación de acciones, y no solo por donaciones o recompensas.

 

Natalia Ospina, abogada experta en tecnología y socia fundadora de Abogado TIC, advierte que “Es importante resaltar que el Decreto regula las plataformas de crowdfunding financiero para préstamo de dinero y negociación de acciones también conocido como ´equity crowdfunding´. No hace parte del alcance de esta regulación toda aquella plataforma que se dedique al crowdfunding por donación o recompensa cuya base jurídica es totalmente diferente y que sigue funcionando de manera normal sin ningún cambio en el mercado”.

El Decreto establece pues novedosas y claras reglas de juego para crowfunding financiero:

MinHacienda explica que la nueva norma “le permite al país avanzar en el uso de la tecnología y la innovación, para facilitar el acceso y uso de servicios financieros por parte de las pymes y los emprendedores colombianos”. El decreto define la financiación colaborativa como “una nueva actividad del mercado de valores”, que puede ser adelantada por las bolsas de valores, los administradores de sistemas de negociación de valores y sociedades anónimas de dedicación exclusiva. Las entidades que desarrollen la actividad de crowfunding financiero deberán ser previamente autorizadas por la Superintendencia Financiera. Quedarán sujetas a su supervisión.

Natalia Ospina, abogada experta en la materia, explica que: “El objetivo principal de la norma es beneficiar a los emprendedores que cuentan con un proyecto productivo formal, es decir, aquellos que ya cuentan con una empresa constituida y requieren el capital para sacarlo adelante.” Antes de que se expidiera la nueva norma, los emprendedores solo podían postular sus proyectos en plataformas de financiación colaborativa para recaudar fondos vía donación o donación con recompensa. Ahora, se pueden utilizar dichas plataformas para canalizar préstamos de dinero y negociación de acciones.

Según el Decreto 1357, los proyectos productivos se podrán financiar hasta por 10.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes (SMLMV), cuando cuenten con la participación de aportantes calificados (inversionistas institucionales) y hasta por 3.000 SMLMV si esto no ocurre. Y los aportantes podrán destinar hasta el 20% de su patrimonio o de sus ingresos anuales en este tipo de financiación. En el caso de los aportantes calificados no aplicará este límite. La norma señala, además, que la financiación colaborativa se instrumentará mediante la emisión de valores siguiendo un estándar simplificado. Como resultado, estas emisiones no constituirán una oferta pública de valores ni requerirán la inscripción en el Registro Nacional de Valores y Emisores (RNVE).

La norma regula la plataforma que acerca al inversionista con el empresario, pero no regula el negocio jurídico que se concreta entre estas dos personas, ya que sobre este se continúa aplicando la legislación correspondiente. El Decreto 1357 deja claro que el empresario receptor de capital tiene la posibilidad de utilizar plataformas extranjeras o colombianas. No obstante, estas últimas pueden acercar inversionistas extranjeros, pero los receptores de capital deben ser residentes colombianos.

Deseas conocer en su integridad el 1357 de 2018? Por favor haz click AQUÍ